Metafísico

©Ana Maria Cabrera más de ella en https://anamariacabrera.weebly.com/

ISSN: 2665-3974 (en linea)

Luarevista 2, enero-julio 2019

por Leopoldo Cabarcas – lcabarcascassiani@gmail.com

Fuego blanco.

Especie dulce y amarga.

Sensación sentida del llanto,

de la noche oscura y mansa.

Fuego blanco.

Espectro azul sublime, como el infinito cielo es;

Azul es el horizonte, azul es lo anhelado.

Límites no limitados, sin libertad y liberado.

En lo interno vaga es la ilusión

en lo externo vago es el espanto.

El vacío promiscuo y ambiguo es

lleno de todo lo que se tiene,

pero no se sabe cuánto.

Fuego blanco.

Fuego insípido del alma.

como pasión sensible del nostálgico.

De la infancia recuerdos prematuros son,

sentimental y perpetua es la calma,

sentimental y perpetua es la obstinación.

Afuera, los hilos de la vida

cuelgan al mundo,

Adentro, los hilos del mundo

cuelgan mi corazón.

Fuego Blanco.

Fuego de pena y de gozo,

como pasión sublime de un canto.

Vivir es vida solo un momento,

Momento que parece único e infinito.

Luego, ni el momento, ni lo único existen

y qué importa más y que importa  menos.

Fuego blanco,

pero que inverso es el sentido.

 Me quema y no lo siento,

¿Por qué? Porque me ha de gustar.

Lo siento  y no me quema,

¿Por qué? Porque lo he de querer.

Fuego blanco.

Fuego, fuego, fuego, simplemente fuego.

He de sufrir porque me estoy quemando y me he de reír por lo que estoy sintiendo.

Entradas creadas 78

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.